CENAS JOCOSAS

Durante los años 70, Francis Guth, antiguo propietario del Palacio de los Medinilla, celebraba en él sus famosas Cenas Jocosas.

Inspiradas en el poema de Baltasar de Alcázar, Una Cena Jocosa ,el primer poeta del Siglo de Oro español, eran auténticos festivales gastronómicos donde se combinaban las exquisiteces locales con productos traídos de ultramar en sus viajes, que se servían en las distintas estancias del palacio y a las que no faltaban grandes personajes, embajadores, políticos o artistas.

Las Cenas Jocosas de la Segunda Era son unas cenas muy exclusivas para un máximo de 20 comensales, que recuperan los antiguos menús, adaptados a los nuevos tiempos.